Inkietando

2015-04-11

Futuro empieza con F de flexibilidad



Inkietud 1

¿De qué estamos hablando cuando hablamos de flexibilidad en los despachos de abogados?

 

Sería negar la realidad. La flexibilidad ha pasado de ser una demanda social a convertirse en una exigencia de nuestro entorno. Los despachos no podemos parapetarnos en modelos de gestión y de trabajo que durante años han conseguido posicionarnos y asegurarnos una rentabilidad muy atractiva. Porque ya no sirven.

 

La cultura de la flexibilidad, del agile working, ha penetrado en las firmas

 

Esta ola se ha filtrado a través de nuestros equipos, a través de nuestros clientes, a través de nuestros competidores y es el momento de implantarla. De pasar de los buenos principios a la acción.

 

Porque la flexibilidad se va a implantar queramos o no. De nosotros depende que la integremos en nuestra cultura, en nuestro modelo de gestión, en lugar de que se cuele por la puerta de atrás y no seamos capaces de aplicarla adecuadamente adaptándola a los intereses de nuestra organización.

 

¿Qué está pasando?

 

Algunos despachos piensan que la flexibilidad acabará con nuestro negocio. La ven como un enemigo del compromiso. Nada más lejos de la realidad. La flexibilidad es una medida de acompañamiento necesaria para mejorar el servicio que prestamos a nuestros clientes y para incrementar la motivación de nuestros equipos. Tenemos que entender bien de qué estamos hablando.

 

Hablamos de:

 

  • Innovación: innovar procesos facilitando soluciones inteligentes que beneficien a nuestros clientes, equipos y a nuestras organizaciones.
  • Talento: de una vez por todas tenemos que facilitar a nuestros mejores profesionales las herramientas necesarias para que desarrollen su carrera profesional con nosotros evitando la fuga de talento.
  • Eficacia: evitar las pérdidas de tiempo y las jornadas eternas siendo más eficaces mediante el uso de la tecnología disponible, sostenible y rentable.
  • Rentabilidad: mantener la motivación de nuestros equipos implica un incremento en su compromiso, en la calidad de su trabajo lo que impacta directamente en la satisfacción de nuestros clientes, en la construcción de relaciones duraderas y sólidas.
  • Responsabilidad: nuestras organizaciones tienen que ser un ejemplo de buenas empresas, de empresas socialmente responsables, permitiendo el adecuado equilibrio entre las obligaciones personales, familiares y profesionales.

¿De todo esto puede salir algo malo?

 

Apuesto a que ninguna de nuestras organizaciones está dispuesta a dar la espalda e ignorar cuestiones tan vitales como la innovación, la búsqueda de la excelencia en la prestación de servicios a nuestros clientes, la atracción y retención del talento, la participación igualitaria en puestos de responsabilidad. 

 

En definitiva demostrar ser una firma líder y pionera en el mercado legal.

 

Se trata de integrar la flexibilidad en nuestro ADN y es una labor de equipo, dirección, responsables de áreas, responsables de RRHH, directores de IT. Todos tenemos que establecer los principios y directrices, decidir los recursos precisos y diseñar el plan. (continuará…)